Trabajando entre huesos

Helena es una estudiante de 22 años que se encuentra realizando sus estudios en la universidad de veterinaria de la Complutense de Madrid.  Ha contactado con nosotros para realizar un voluntariado.

Hoy, su último día de trabajo, se despide con estas palabras:

Cuando una amiga me preguntó si querría ir a más de 2100km de mi casa a investigar cetáceos, mi primera reacción fue “pero si yo no sé nada sobre ballenas”, sistemáticamente después pensé “¿Por qué no?” Así que, yo una estudiante de segundo año de veterinaria me fui a una pequeña isla con una mochila y un poco más de conocimiento sobre estos gentiles gigantes (cetáceos engloba algo más que solo “ballenas”). Lo que no esperaba era la gente tan maravillosa con la que tuve la suerte de cruzarme, ni los sitios increíbles que esconde esta tierra, ni el nuevo mundo que encontraría con el SECAC. 

Me han abierto una puerta que ni sabía que existía dentro de mi profesión, no solo a nivel investigación que, ya de por sí es un campo casi infinito de posibilidades, sino también la cantidad de fauna que solo conocía de nombre y que es simplemente fascinante. Sin olvidarnos del bonito trabajo de osteología que tuve el placer de conocer sutilmente, ver cráneos más grandes que yo o el proceso para limpiarlos ha sido uno de los trabajos más curiosos que he podido hacer ¡Y eso que tengo experiencia con animales salvajes! 

Solo puedo dar gracias a Francesca por la paciencia a la hora de enseñar, a Erick por aguantar mis preguntas tontas y por contarme tantas cosas sobre los parásitos (otro mundo fascinante), a Barbara por ayudarme con las tareas de la oficina y a Vidal por haber creado esta increíble organización y hacer posible el que, gente como yo, podamos disfrutar de esta maravillosa experiencia. Simplemente Gracias. Helena